cascadas natura

cascadas natura Tijuana

Cárceles vemos, interiores no conocemos

Mal inicio de año para la seguridad Nacional, por varios medios se informó que el domingo 1 de enero de este incipiente 2023 un comando armado ingresó al CERESO No.3 de Ciudad Juárez en Chihuahua, donde posteriormente se inició un motín que causó fallas en el suministro de luz y se dejó (aunque existen varios datos) un saldo de 17 muertos, 14 heridos y 30 reos fugados.

Por parte del coordinador de Comunicación Social de la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, en el estado de Chihuahua, que después de realizar un cateo se decomisaron objetos prohibidos como celulares, dinero y droga al interior del centro penitenciario.

Informaron que elementos de la Policía Federal, en coordinación con autoridades penitenciarias estatales, catearon la madrugada de este lunes el Centro de Readaptación Social estatal No.3, donde encontraron armas de fuego, granadas de fragmentación y otros objetos prohibidos, como celulares, dinero y droga.

Como parte de la operación, se decomisaron un total de 38 armas de fuego, siete largas de grueso calibre, 10 cortas, 19 armas hechizas, 2 mil 136 cartuchos útiles de diverso calibre, tres granadas de fragmentación y 12 cargadores, además de 76 celulares, 277 dosis de mariguana y 5 mil 200 pesos.

Los directivos de los penales dieron a conocer que las operaciones se llevaron a cabo sin ningún contratiempo o problema.

Según el general Luis Cresencio Sandoval, secretario de Defensa, al interior del reclusorio donde estaba el interno de apodo “El Neto” se encontraron “10 celdas, por llamarlas de alguna manera VIP, bien arregladas, con televisión, con condiciones diferentes al resto de las celdas”.

Este episodio nos hace recordar que Baja California en general y Tijuana en particular, también vio momentos de asombro al enterarnos que dentro del CERESO denominado “Pueblito de la mesa” existía en sus instalaciones un submundo en donde se conocía por las autoridades una serie de irregularidades e ilegalidades permisibles por la corrupción de sus autoridades penitenciarias.

Su denominación de “El Pueblito” se debía a que eso parecía, dentro de sus instalaciones existía el comercio establecido, como: tienda de abarrotes, carnicería; además que las denominadas “carracas” tenía su precio, existían en los patios espacios construidos para dormir, habitaciones con comodidades incluso algunas de varios pisos, estas por supuesto con otros costos; otro negocio era el de los cigarros, bebidas alcohólicas, también drogas de todo tipo y platican que a mejor precio que en el exterior, al grado que algunas personas entraban “la Peni” para comprarla; los internos con recursos podían tener a su familia (esposa e hijos) al interior con ellos; las instalaciones fueron famosas por sus ostentosas fiestas con mariachi en eventos especiales. Claro que también tenían armamento y equipo táctico.

En esos años una de las frases famosas es que “nadie se fuga porque no quiere, aquí se vive muy bien” y por supuesto que varios también se fugaron.

Por otra parte, se conoce que en otros estados los internos salen de los centros a recrearse.

Afortunadamente en Baja California, existe una tensa calma.

 Noticias de Tijuana | EL IMPARCIAL Read More 

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clima hoy

Entadas recientes

Categorias