cascadas natura

cascadas natura Tijuana

Culturas dominantes

Una reflexión sobre las diferencias en la forma de pensar entre las culturas dominantes o, ¿qué está sucediendo en el mundo? Largo título para ubicar lo que escribo hoy. Los países se agrupan en culturas, hoy en día dominan, y pelean, las cuatro culturas dominantes: la llamada occidental, la musulmana, la china y la rusa. En la lengua, y en esa función cerebral llamada inconsciente, se estructuran las ideas dominantes de cada bloque y sub bloque cultural. Por ejemplo, chinos, musulmanes y rusos tienen afinidad en la repulsión a lo que en occidente se llama inclusión, en el sentido nuestro del término, entiéndase reconocer, aceptar, celebrar y encontrar fuerza en las diferencias individuales como género, edad, nacionalidad, raza, etnicidad, capacidad, orientación sexual, estatus económico, creencias, aunque no se puede decir lo mismo sobre la ideología. Sin declararse oficialmente estamos viviendo una guerra de principios, de formas de pensar la existencia social. Dime dónde, con qué lengua y en qué época pasaste tu infancia y temprana juventud y te diré cómo piensas, el entorno tornea. Visto globalmente los países musulmanes están entregados a la religión, no tanto occidente, ni qué decir de Rusia y China. Como diría el dicho, creyentes hay aquí y en

China, pero la percepción social es más laica en China y Rusia. No es poca cosa, Putin ha declarado en más de una ocasión que uno de los motivos de esta guerra es la defensa ante las ideologías occidentales, y efectivamente para ellos el concepto de diversidad es distinto al nuestro, siempre hablando de una mayoría no absoluta. Quizá tendremos que aceptar que, así como incluimos las diferencias individuales en nuestra sociedad, el conjunto de las naciones también debería aceptarse y respetarse tal como son. Sin embargo, el asunto es más problemático, las clases dominantes tienden a difundir su forma de leer el mundo, la geopolítica también determina mucho de la forma de pensar. Difícil pensarse fuera de la forma de reflexión judeocristiana que nos estructura como bloque occidental, como a ellos les cuesta trabajo colocarse en nuestro lugar. Rousseau pensaba que en nuestros orígenes éramos buenos e inocentes, pero las relaciones de trabajo, la propiedad privada, nos sacaron del paraíso. Por el contrario Hobbes propuso que éramos malvados de naturaleza, y es la civilización la que nos pacífica. Ni uno, ni otro tienen razón, todo indica que han convivido las fuerzas del instinto con la necesidad de un pacto social a lo largo de la humanidad. La novedad es que el internet nos permite conocer independientemente algo del otro, del diferente, y, lejos de acercarnos, nos repelemos. Hoy en día la homogeneización ideológica de bloques hace fricción, como en las placas tectónicas entre sí, vivimos temblores.

 Noticias de Tijuana | EL IMPARCIAL Read More 

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clima hoy

Entadas recientes

Categorias