cascadas natura

cascadas natura Tijuana

Ek Balam: explora las ruinas de una capital cultural

Ek Balam es un sitio arqueológico cercano a Valladolid, Yucatán. Aunque no son tan conocidas como Chichen Itzá o Uxmal, las ruinas de esta ciudad son testimonio de una próspera y poderosa capital maya.

Conoce la historia de Ek Balam y el líder que forjó su grandeza. Después de leer esto, ¡vas a querer visitarla en tu próximo viaje a Yucatán!

Un rey visionario: la historia de Ek Balam

En 1886, el explorador y fotógrafo francés Désiré Charnay se topó, casi por accidente, con una zona de misteriosos montículos cubiertos por vegetación y tierra. Sabedor de las ciudades antiguas que solían esconderse en las selvas de la península, Charnay desnudó partes de estos montículos para descubrir, efectivamente, enormes estructuras de piedra. Lo que desenterró era nada menos que Ek Balam, la capital de un poderoso señorío maya, el reino de Talol.

Ek Balam, cuyo significado es “jaguar negro” o “estrella jaguar”, fue una de las ciudades más longevas del mundo maya. Su historia abarca desde finales del preclásico hasta inicios del posclásico, aunque su época de mayor esplendor fue durante el clásico tardío (700 a 900 d. C.). Se sabe que el asentamiento existe aproximadamente desde el año 100 a. C., pero no tenemos mucha información acerca de los primeros siglos de su existencia.

Ek Balam se hallaba enterrada en la selva.

El Mural de los 96 Glifos, ubicado en el tercer nivel del edificio conocido como la Acrópolis, nos da algunas pistas acerca del ascenso al poder del rey que cambiaría el destino de Ek Balam: Ukit Kan Lek Tok’. De acuerdo con este registro, un monarca de mayor rango coronó a este soberano en una ceremonia que fue recordada como la re-fundación del reino. Esto ocurrió alrededor del año 770 d. C.

El reinado de Ukit Kan Lek Tok’ fue una época dorada para la ciudad y el reino. Él le dio prioridad a la construcción, el arte y el conocimiento. Atrajo a la corte a especialistas en arquitectura, pintura y escultura, quienes se encargaron de expandir y embellecer su palacio y otras construcciones. Durante su mandato se crearon escuelas como la de pintores-escriba, desde donde se forjaron algunos rasgos de la escritura de la región central de Yucatán en el clásico tardío.

La pintura, arquitectura y escultura florecieron bajo Ukit Kan Lek Tok’.

La época de prosperidad de Ek Balam continuó aún cien años después de la muerte de su legendario rey. Su declive coincide con el colapso del mundo maya hacia finales del período clásico. Sin embargo, su legado siguió resonando en las grandes ciudades y centros ceremoniales del posclásico como Chichen Itzá, que imitaban la grandeza arquitectónica y el estilo de Ek Balam.

La ciudad siguió siendo habitada hasta bien entrado el período posclásico, pero en esta etapa las construcciones fueron esporádicas y poco sobresalientes.

Recorrido por zona arqueológica de Ek Balam

Las ruinas de Ek Balam visibles al público representan apenas una décima parte de las construcciones de la ciudad, ya que el resto permanecen enterradas en la selva. Aún así, este pequeño grupo de edificios revela muchos secretos del pasado de la gran capital.

Al acercarte a Ek Balam, lo primero que llamará tu atención son las tres murallas concéntricas que resguardaban y separaban la ciudad en diferentes niveles. A manera de entrada a las plazas principales, se erigen enormes portales de piedra. Al atravesarlos, no solamente cruzas de un punto a otro en el espacio, sino también en el tiempo hacia la época dorada de esta ciudad.

El Palacio Oval, llamado así por la forma circular de su parte trasera, debió haber sido único en todo el mundo maya en su momento. Este rasgo arquitectónico sería replicado en construcciones como el observatorio de Chichen Itzá.

Al fondo, el Palacio Oval de Ek Balam

Las Pirámides Gemelas son dos edificios abovedados construidos lado a lado sobre la misma base. Se trata de una de las edificaciones que mejor conserva sus rasgos arquitectónicos.

Pirámides gemelas en Ek Balam.

También verás una cancha de pok ta pok, en donde se jugaba la versión maya del juego de pelota, el cual siempre funcionaba como ritual y entretenimiento.

Una detallada estela de piedra muestra al hijo de Ukit Kan Lek Tok’ recibiendo el poder de su padre, que aparece en la parte superior en la forma de ancestro.

La Acrópolis del rey

Si hay un edificio que revela el poderío y la grandeza de Ek Balam, tiene que ser la Acrópolis. Utilizado principalmente como residencia de gobernantes y miembros de la corte, es una de las construcciones más grandes que se pueden encontrar en todo el mundo maya.

El verdadero tesoro se encuentra en un friso de escayola sorprendentemente bien conservado, gracias a que por siglos estuvo resguardado por un muro. Los viajeros suelen quedarse sin aliento al enfrentar las enormes fauces de jaguar abiertas, en cuyo oscuro interior fueron encontrados los restos de Ukit Kan Lek Tok’, junto con una ofrenda de más de 7,000 objetos de jade, obsidiana, cerámica y oro.

La amenazante entrada a la tumba de Ukit Kan Lek Tok’

Las figuras talladas alrededor de esta tumba son muestra del exquisito nivel que alcanzó el arte en Ek Balam. Sobresalen unos seres alados que no se encuentran en ningún otro sitio arqueológico de la zona. Han sido llamados “ángeles mayas”, pero en realidad se trata de chamanes o sacerdotes ataviados con plumas de quetzal.

Seres alados perfectamente tallados.

También en la Acrópolis está el Mural de los 96 Glifos y el Mural del Cuarto 22, que sobreviven como testimonio de la avanzada técnica pictórica de los artistas de Ek Balam.

Cenotes cerca de Ek Balam

Después de una mañana calurosa en las ruinas de Ek Balam, el mejor plan es refrescarse en un cenote y muy cerca de la zona arqueológica se encuentra uno de los más bonitos de Yucatán: el Cenote X’canché.

A sólo 1.5 km de Ek Balam encontrarás este cenote circular abierto, con un diámetro de 50 metros y una profundidad de 15 metros. Además de aventarte un buen clavado y relajarte en sus aguas, puedes lanzarte de una tirolesa y escalar las paredes de piedra que lo resguardan.

A unos 10 km se encuentra también el Cenote Hubiku, con sus impresionantes 27 metros de profundidad. Es un cenote semiabierto de fácil acceso y perfecto para las fotos inolvidables.

Cómo llegar

Ek Balam se ubica entre Valladolid y Tizimín. La carretera que une ambas ciudades (federal 295) te llevará a la zona arqueológica, en las dos direcciones encontrarás señalamientos para tomar la desviación que lleva a Ek Balam.

Horarios y precios

El sitio arqueológico de Ek Balam está abierto de lunes a domingo entre las 8 y las 17 horas. La taquilla cierra a las 16 horas, última oportunidad para entrar.

El precio es de $198 MXN para mexicanos. Recuerda que los domingos la entrada es gratis para los nacionales.

El cargo Ek Balam: explora las ruinas de una capital cultural apareció primero en Escapadas.

Escapadas Read More 

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clima hoy

Entadas recientes

Categorias